jueves, 2 de octubre de 2014

Recaer.



Cuando las raíces del tiempo han arraigado en el corazón y traen la paz al alma.
Cuando tu aroma se ha destejido de las sábanas por el roce de otros cuerpos ajenos al tuyo.
Cuando la piel se ha desintoxicado y deja de ansiar tu tacto.
Cuando los pilares que sustentaban tu recuerdo se han derrumbado y se han convertido en polvo que inspiró para olvidarte.
Cuando nuestro amor yacía en el suelo agonizando su último grito de placer al compás de las respiraciones procedentes de nuestros ardientes cuerpos privados de toda razón humana.
Cuando todo parecía muerto y sin vida.
Entonces…
Solo entonces…
Llegas TU y trastocas todo mi mundo…                                                                           (Otra vez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario